Reducir el consumo de energía, aumentar la eficiencia, promover las fuentes renovables y prohibir la construcción de nuevas centrales nucleares, son los pilares de la Estrategia 2050, que los suizos aprobaron ayer en referéndum con 58,2% de los votos.

Solo cuatro cantones, Argovia, Glarus, Obwalden y Schwyz, rechazaron la nueva ley, en la que el Gobierno comenzó a trabajar después del accidente nuclear de Fukushima (Japón) en 2011, para dejar atrás la era atómica y sentar las bases para un ambicioso proyecto de transformación energética en Europa.

Compromiso

Suiza cuenta con cinco centrales nucleares, que serán desactivadas una vez cumplida su vida útil, en 20 y 30 años.

Pero apenas un tercio de la energía que produce el país es de origen nuclear, ya que el 60% procede de centrales hidroeléctricas y el resto de termoeléctricas y fuentes de energía renovable.

Dado que con la nueva ley Suiza ya no podrá contar en un futuro con un tercio de la energía que produce, la Estrategia 2050 establece una reducción del consumo de energía y electricidad.

Para lograr esto, cada persona debe disminuir el consumo energético en 16% hasta 2020 y en 43% hasta 2035, en comparación al año 2000. En el caso de la electricidad, los parámetros apuntan a 3% y 13%, respectivamente.

Para compensar esto, el Gobierno pretende aumentar la producción a través de recursos renovables como la energía solar, la eólica, la biomasa, el biogas y la geotérmica.

Para financiar este impulso a las energías renovables, los hogares y las empresas tendrán que pagar más por la electricidad.

Fuente: El Diario de Atacama