Sucesor de Máximo Pacheco trabajó en Direcon con el hijo de la Presidenta, Sebastián Dávalos.
Gustavo Orellana
La salida de Máximo Pacheco del Ministerio de Energía era un hito que la industria esperaba hace meses, pero al revés de lo que ocurrió, siempre se pensó que se iría para asumir un desafío mayor dentro del gabinete. Así, lo que resultó sorpresivo fue el momento, al igual que el nombre de su reemplazante, el titular de Direcon, Andrés Rebolledo Smitmans.

Esto, no por falta de méritos del nuevo titular de Energía, sino más bien porque el nombre lógico -que esperaba el sector- era el de Andrés Romero, actual secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía y quien se presentó como el escudero de Pacheco, opacando a la subsecretaria Jimena Jara.

Si bien el nombre de Romero fue evaluado, le jugó en contra su filiación DC y algunos conflictos con privados, entre los que destaca la pugna con Metrogas, cuando la CNE acusó a la distribuidora de sobrepasar los márgenes de rentabilidad.

En la industria hacen ver este punto, a la vez que destacan a Rebolledo como un profesional de carrera, de buen trato con el sector privado y de buenas redes.

Ejecutivos y empresarios resaltan el rol que cumplió Pacheco durante su gestión, donde figuran la elaboración de la Agenda de Energía -hoja de ruta de la industria-, los resultados de la última licitación eléctrica y el impulso a las energías renovables. La mayoría de los consultados cree que Rebolledo debería mantener este impulso, considerando su positivo relacionamiento con el sector privado durante sus años en Direcon, los que compartió con Ricardo Lagos Weber, Carlos Furche y también con el hijo de la Presidenta, Sebastián Dávalos, con quien trabajó directamente cuando el ex director sociocultural de la Presidencia aterrizó en Direcon en 2005.

FUENTE: www.nexchannel.cl

VER NOTICIA