Estudio es parte de los esfuerzos por modernizar la matriz de calefacción de la zona centro sur y revela el estado actual del mercado de tecnologías de biocombustibles sólidos como astillas y pellets de madera.

Con la llegada del invierno y las bajas temperaturas, la generación de calor vuelve a ser un tema de interés para muchas familias y Pymes en el centro sur de Chile. En este contexto fue presentado el primer índice de precios para calefactores y calderas de biomasa de Chile, elaborado como parte del Proyecto de Apoyo a la NAMA “Energías Renovables para Autoconsumo”, implementado por el Ministerio de Energía y el Programa de Energía de la GIZ.

El estudio revela el estado actual del mercado de tecnologías relacionadas con biocombustibles sólidos, como astillas y pellets de madera, utilizadas en el sector comercial y residencial. Hay una amplia variedad de precios y tamaños de calefactores a pellets para calentamiento en recintos residenciales y comerciales, así como de calderas que utilizan biomasa para aplicaciones térmicas, como agua caliente y calefacción.

Gabriel Prudencio, jefe de la División de Energías Sostenibles del Ministerio de Energía, explicó que “con este estudio queremos aportar información útil a la hora de evaluar el recambio de un equipo a combustible fósil por un equipo a biomasa. Este es el primer indice de precios para biomasa y  replica lo que hemos hecho con los sistemas solares fotovoltaicos y bombas de calor.

Por su parte Vicente Olavarría, asesor del Proyecto de Apoyo a la NAMA “Energías Renovables para Autoconsumo” de la GIZ, añadió que el “estudio identifica un mercado desarrollado y bien distribuido a nivel nacional de calderas compactas a biomasa, complementando la oferta de calefactores a pellets de madera”.

Para esto, se desarrollaron tres índices de precios a través de encuestas a los proveedores: calderas que funcionan tanto con pellets como con astillas de madera (con potencias inferiores a 1 [MWt]); calefactores de pellets de madera (inferiores a 25 [kWt]); y el precio de pellets de madera en varias regiones de Chile, donde Maule y Aysén presentan los precios más económicos y más elevados, respectivamente.

El pellet es un combustible que se produce en Chile.  Por sus características físicas y menor contenido de humedad, permite reducir drásticamente la contaminación del aire en comparación con la leña, principal combustible para calefacción y cocina utilizado actualmente entre las regiones de O’Higgins y Aysén, asociado a altos niveles de contaminación del aire. Además de ello, el pellet presenta otras ventajas derivadas de su menor volumen y mayor contenido energético en relación a la leña.

“El estudio indica que existe una amplia variedad tecnológica y de precios para el mercado de las calderas a biomasa menores a 300 [kWt] utilizadas para la calefacción de habitaciones y el agua caliente para uso no industrial, correspondiente al 91% de las calderas menores a 1 [MWt] que fueron detectadas en el mercado nacional. También existe una tendencia a la disminución de sus precios en la medida que aumentan sus potencias térmicas”, sostiene Vicente Olavarría de GIZ.

Los resultados ofrecen a las pequeñas y medianas empresas una herramienta para evaluar económicamente proyectos de reemplazo tecnológico para los sistemas convencionales de calefacción, que utilicen combustibles fósiles como gas licuado, petróleo o parafina, mediante sistemas más eficientes y amigables con el medio ambiente, como lo son las tecnologías de calefactores y calderas que usan pellets y astillas de madera.

Los resultados de este estudio se pueden revisar en este enlace.