Inversión de $14.000 millones permitió incorporar dos nuevas centrales.

Más de $14.000 millones invirtió la distribuidora eléctrica Elecda en la nueva subestación Calama, que permitirá mejorar la calidad de servicio y ratifica a la zona como capital de las Energías renovables No Convencionales (ERNC), al factibilizar el aporte de la central fotovoltaica San Pedro III y la eólica Valle de los Vientos, que en conjunto aportan 150 MW al sistema.

“En primer lugar, permitirá respaldar el desarrollo y crecimiento de la zona por los próximos 20 años y permitirá seguir mejorando la calidad de servicio para nuestros clientes. Además, se trata de un importante paso en el camino de hacer de Chile un país con una matriz energética más diversificada y con una clara apuesta para aprovechar su enorme potencial en energías renovables no convencionales”, dijo Apablaza.

El ejecutivo destacó que es en las inmediaciones de Antofagasta y Calama, “donde confluyen la fuerza del viento y la potencia del sol, es donde ese potencial se hace más patente. Gracias a las nuevas obras, Calama se convierte la capital de las ERNC, porque actualmente el consumo promedio de la ciudad varía entre 45 MW a 50 MW, potencia que es cubierta por la capacidad de las centrales San Pedro III y Valle de los Vientos, que aportan 150 MW de potencia al SING”.

Campamentos

Las obras contemplaron la construcción de 17 kms. de la línea de alta tensión de 220 kV Salar-Calama, que reemplazó a la anterior de 110 kV, además de un paño de salida en la barra de 220 kV donde se conecta la Central San Pedro III, en el que próximamente podrán conectarse sus futuras ampliaciones.

Otro hito que marcó Elecda junto al ministro de Energía es la inauguración de las obras de normalización eléctrica en los campamentos Luz Divina en el sector norte de Antofagasta y LickanTatay, en Calama.

La compañía invirtió $242 millones en estas obras que consideraron la instalación de una subestación de distribución de energía eléctrica de 112,5 kVA de potencia en el caso de Luz Divina y de 75 kVA en LickanTatay.

A lo que se suma la construcción de ambos campamentos con 120 metros de redes eléctricas de media tensión, 1031 metros de líneas de baja tensión y 157 empalmes eléctricos.

 

Fuente: El Mercurio de Antofagasta.