Altas expectativas tiene la llegada de Juan Carlos Olmedo al Coordinador Eléctrico. El ingeniero civil industrial de la Universidad Católica y cercano a la actual ministra de la cartera, Susana Jiménez, llega mañana al edificio ubicado en Av. Apoquindo para asumir el control del organismo y una de sus misiones clave es ordenar la casa. Es que el encargado de regular la operación del sistema eléctrico nacional no está pasando por su mejor momento. De hecho, hay muchas críticas sobre el actuar del coordinador, quejas que han sido emitidas abiertamente por la propia Susana Jiménez y que se escuchan con mucha fuerza entre los altos ejecutivos del sector.

Por eso se espera que Olmedo llegue con ganas de realizar una fuerte reestructuración y que realice cambios en la plana directiva del organismo, análisis que comenzará a realizar junto al directorio de la entidad. Es que también la labor de Daniel Salazar como director ejecutivo está cuestionada, sobre todo por el tiempo que le dedicó solo a la interconexión de los sistemas del Norte Grande y de la zona Centro-Sur, despreocupando otras áreas. Las críticas de la ministra y también de la industria se centran en las demoras en la correcta implementación del Coordinador Eléctrico, y en los retrasos en las conexiones, en los procesos de balance y, además, en las reliquidaciones.

Otro punto que se cuestiona es el mal uso que hacen de los recursos. En el presupuesto que se acaba de presentar, se contemplan cerca de US$ 60 millones de gastos para 2019, cifra que en la industria encuentran “demasiado elevada” y que comparan con los US$ 20 millones que hoy gasta, por ejemplo, el coordinador eléctrico de Perú. Por eso, indican, Olmedo llega con un claro mandato de austeridad.

Pero esta no será la única preocupación que tendrá que abordar Susana Jiménez. Ahora tendrán que esperar la búsqueda del sucesor de Luis Ávila, de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, dado que termina su segundo período y ya no puede repostularse. En el sector hay muchas expectativas con el nuevo hombre fuerte de la SEC, sobre todo por el rol que tendrá que cumplir el organismo con el impulso de la electromovilidad y también por el papel que cumple como “fiscalizador” de la calidad del servicio relacionado con el suministro eléctrico, dado que ahora este servicio es entregado no solo por las distribuidoras eléctricas, sino también por las propias generadoras, las que están conquistando con mejores tarifas a los llamados nuevos clientes libres y están pidiendo una cancha igualitaria para operar.

Fuente: La Tercera-Pulso