El gobierno, a través de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), se planteó el desafío de hacer de la minería chilena el principal productor mundial de cobre de baja emisión, y como parte de ese objetivo busca reemplazar los combustibles fósiles por hidrógeno, que además de tener precios competitivos no genera dióxido de carbono (CO2), gas que es considerado el principal responsable del efecto invernadero.

Para alcanzar este objetivo, que se enfocará en las regiones de Antofagasta y Atacama, la Corporación de Fomento de la Producción respalda el trabajo de dos consorcios tecnológicos: el de combustión dual hidrógeno-diésel para los camiones de extracción mineros, y el fuel cells para flotas mineras, con énfasis en la minería subterránea.

Minería más limpia

Respecto de esta iniciativa, el seremi de Energía, Aldo Erazo, explicó que “nuestro futuro energético, como región, apunta a desarrollar y potenciar el hidrógeno verde que podría ser producido de forma competitiva en base a la energía solar, pues el compromiso de la Ruta Energética 2018-2022, consiste en desarrollar las potencialidades naturales del país para generar un desarrollo sostenible e integral y dar cumplimiento al Acuerdo de París, que es mandato del Presidente Sebastián Piñera”.

En este mismo sentido, la autoridad destacó que “a las energías renovables no convencionales presentes en la región, se suma ahora el hidrógeno verde, y la idea es generar este proceso a través de electrólisis y proyectar ese combustible a la gran minería, a los camiones de extracción y los grandes equipos, para que a través de la utilización de ese combustible no emitan dióxido de carbono (CO2)”.

Aprovechando el sol

Erazo, consultado sobre cómo se produce combustible en base a este elemento que es el más abundante del Universo, detalló que “requiere de varios procesos, pero a través de la electrólisis (proceso que descompone los elementos de un compuesto con electricidad) se separa el agua con el oxígeno y se genera un tipo de combustible que puede ser utilizado en todos los equipos, pero la idea es utilizarlo en los camiones y en los vehículos de la gran minería para bajar sus emisiones”.

Leer también

Reino Unido podría tener sus primeros trenes de hidrógeno

El secretario regional ministerial dijo además que “la posibilidad de desarrollar el hidrógeno verde, combustible que es más amigable con el medio ambiente, está siendo estudiado y desarrollado por personas calificadas, técnicas, que conocen bien esta área”.

Polo productivo

Desde la seremi de Energía, informaron, además, que el Comité Solar de Corfo, ha estado colaborando, tanto con empresas, como con entidades gubernamentales, para crear una base de conocimiento que permita a Chile aproximarse a este desarrollo emergente.

En esta línea, pronto estará disponible una evaluación del potencial de las regiones de Antofagasta y Atacama para transformarse en polos de producción de hidrógeno verde y cuáles son sus implicancias económicas.

De acuerdo a un estudio encargado por el Comité Solar de Corfo a Tactebel, se determinó que estas regiones son las que cuentan con las condiciones para transformarse en un polo de desarrollo económico e industrial, en el que el hidrógeno producido con energías renovables, jugaría un rol protagónico, particularmente en la minería.

Resuelve un problema

El director de Investigación de la Universidad Central, Lorenzo Reyes Bozo, explica que el gran desafío de las fuentes renovables de energía es su intermitencia en la producción. Con ello, las fuentes renovables podrían no estar disponibles para los periodos de mayor requerimiento energético, pues los factores de planta de estas fuentes suelen ser bajos.

Leer también

Shell y Toyota juntas para impulsar el Hidrógeno

Ante este desafío técnico, dijo, es posible plantear una estrategia de almacenamiento de energía basado en la producción de hidrógeno a partir de las fuentes solares: “Esta alternativa representa una solución técnicamente factible y sustentable, considerando que las ERNC tendrán una mayor participación en el mix de tecnologías que soportarán la generación eléctrica de Chile”.

Cómo utilizarlo

El hidrógeno, detalló el experto, se puede obtener por electrólisis del agua, obteniéndose adicionalmente oxígeno al romper la molécula del agua. “Este hidrógeno se puede almacenar de forma segura, pues ya existe la tecnología para ello. Con el hidrógeno producido, se pueden considerar distintas formas de uso”, dijo.

Entre estos, especificó Reyes, está el uso del hidrógeno en la pila de combustible para generar electricidad, la cual puede ser devuelta a la red cuando la demanda sea mayor que el recurso renovable, haciendo de esta forma que las energías renovables sean gestionables, y la ya mencionada utilización como combustible para los diversos sistemas de transporte.

Además la mezcla de hidrógeno junto con dióxido de carbono residual (proveniente de diferentes procesos productivos propios de la segunda región), genera metano y agua, y con ellos gas natural sintético completamente renovable y libre de emisiones de gases de efecto invernadero (carbono neutral).

Leer también

Toyota lanzará este año un nuevo camión a hidrógeno

Hoy, detalló el experto, el hidrógeno es utilizado en distintos sectores productivos, como la industria petroquímica, la industria de fertilizantes y la industria del metanol. “En conclusión, el hidrógeno es el compañero ideal para permitir que las energías renovables tengan mayor penetración en los sistemas eléctricos de los diferentes países, pudiendo posteriormente utilizar este hidrógeno con diversos fines, todos ellos energéticos y todos ellos libres de emisiones de gases de efecto invernadero”, indicó el profesional.

Qué es el hidrógeno

Desde el ministerio de Energía que encabeza la ministra Susana Jiménez informaron, sobre las características de este elemento químico, que el hidrógeno es el más abundante y liviano de los elementos existentes, no es tóxico ni posee olor, pero no se encuentra libremente disponible en el ambiente, por lo que debe ser producido desde diversas fuentes.

Elemento que podría ser utilizado como combustible en el transporte y la minería, ya sea directamente en motores de combustión o para propulsar maquinaria, equipos y vehículos eléctricos usando celdas de combustible.

También puede ser usado como insumo en la producción de fertilizantes para la agricultura o como portador energético en nuevas aplicaciones de la industria, desplazando el consumo de combustibles fósiles y evitando las emisiones de CO2.

En este contexto es que en Chile se ha comenzado a plantear un interés sobre el hidrógeno por razones de seguridad e independencia energética, y por la eventual importancia que podría tomar en el mercado energético global la posibilidad que brinda para mitigar efectos ambientales.

Fuente: BioEconomía.