Estudiar el cambio climático requiere analizar grandes cantidades de información, por lo que la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH y el Ministerio de Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania (BMU), impulsan el proyecto Global Carbon Market (GCM), que explora las diversas aplicaciones que tiene el uso de datos para la reducción de emisiones de CO2.

La idea de este proyecto, que se realiza en conjunto con otros proyectos de la GIZ en Latinoamérica con representantes de México, Colombia y Costa Rica, es que todos puedan pensar en «obtener información veraz y continua para la planeación, seguimiento y evaluación de acciones y políticas de mitigación, utilizando los recursos que tenemos a nuestra disposición para ser más eficientes y más sustentables».

Según informó GIZ, con esta tecnología se calculan proyecciones y modelan diferentes escenarios, «lo que está llevando a científicos y expertos a aprender sobre la ciencia de datos y sus aplicaciones, como lo son el Big Data y el Data Analytics, para evaluar y diseñar políticas para la mitigación del calentamiento global».

Constanza Montes, asesora técnica del Proyecto GCM en Chile, explica que «empleando tecnologías como Big Data y Data Analytics, es posible conocer tendencias, hacer seguimiento de la efectividad, evidenciar impactos y beneficios, informar sobre riesgos y oportunidades; hacer análisis descriptivos, predictivos, prescriptivos o discursivos con datos duros, lo que es indispensable para una planeación y toma de decisiones de actores del sector público, privado, la sociedad civil, e incluso instituciones de cooperación para el desarrollo».

Además señala que tiene distintas aplicaciones, tanto en áreas de energía, agrícola, forestal, infraestructura, planeación urbana y desastres naturales, entre otras.

Específicamente para su uso en el cambio climático, destaca su utilización para evaluar impactos físicos por medio de imágenes satelitales y el modelamiento de escenarios, lo cual sirve para proyectar y evaluar diferentes medidas de mitigación y adaptación.

Fuente: Revista Electricidad (14-11-2019)