Argentina, que estuvo al margen de los mercados globales de capitales desde su impago de US$ 95.000 millones en 2001 y que hace dos años asustó a los inversionistas al suspender los pagos de bonos regidos por legislación extranjera, ahora es visto como destino clave de compañías como Enel, ABO Wind, General Electric y Engie.

Y todo por una nueva ley destinada a impulsar la energía renovable y a una licitación prevista para octubre, en la cual el gobierno espera atraer US$ 2.000 millones en inversiones.

En momentos en que la economía mejora, y dado que las condiciones naturales son favorables a la energía limpia, las compañías preparan sus propuestas.

‘Los inversores lo consideran un caso de riesgo compensado por retornos’, dijo Antonio Cammisecra, jefe de desarrollo de negocios de Enel Green Power, la unidad de energía renovable de la mayor compañía energética de Italia, a Bloomberg.

Más del 60% de la energía de Argentina procede de combustibles fósiles. El Presidente Mauricio Macri redobla los esfuerzos por diversificar las fuentes de energía.

Fuente: http://www.nexchannel.cl

 

VER NOTICIA