Arabia Saudita, primer exportador mundial de  petróleo, apunta a reformar su sector energético y se ha puesto la meta de generar 10% de su electricidad mediante energías renovables en 2023, según informó  su ministro de Energía este lunes.

En un foro en Riad sobre las inversiones en las energías renovables, Jaled  al Faleh afirmó que su país también quiere exportar energía limpia y la  tecnología que va asociada a ella. El secretario de Estado anunció “30 proyectos que se tienen que poner en marcha” para  alcanzar el objetivo de unos 10 gigavatios de producción de energías renovables.

Actualmente, casi toda la electricidad del reino saudí proviene del  petróleo o del gas natural, pero ante la caída del precio del crudo y el consecuente aumento espectacular de su déficit público, el país árabe lanzó el año pasado un amplio programa de diversificación de su  economía.

 

Ir a la noticia