Subir la producción de vehículos eléctricos es la meta de Alemania, que considera necesario que la industria automovilística se incremente frente a sus competidores más cercanos: EEUU y Asia.

El Ministro de Economía, Peter Altmaier, aseguró que no solo la inversión será en automóviles, sino también en baterías. Para lograr la meta es necesario acondicionar instalaciones para hacer la fabricación que abarque todo el campo de vehículos eléctricos.

Los fabricantes necesitan invertir grandes “cantidades millonarias de dos dígitos”, dijo el ministro. Desde el gobierno dudan de la inversión del sector, pues no se explican por qué no ha habido interés de las empresas en ese campo.

El mayor contratiempo para ejecutar la producción corresponde las baterías. “De lo contrario, tendremos que aceptar que una gran parte del valor añadido será producido en Asia o en Estados Unidos”.

Alemania no quiere enfocarse en la producción en coches eléctricos solo por las ventas. El país busca reducir los niveles de contaminación, y planea reducir la carga impositiva de los conductores de vehículos eléctricos.

En medio de la inversión está propuesto proporcionar al menos 100.000 puntos adicionales de carga en todo el país y subsidiar el uso compartido del automóvil para impulsar un cambio hacia un transporte más ecológico.

Fuente: Revista ElectroIndustria